• Maite R. Ochotorena

Relato: «Lula»


Laura odiaba correr bajo la lluvia, la humedad en los zapatos y el viento revolviendo su abrigo, pero llegaba tarde al café «Los Encuentros», y tenía miedo de perder su oportunidad. Porque no tener un piso donde dormir, como estudiante en una ciudad que le era extraña... suponía un duro futuro. Agotadas todas las posibilidades de alquilar a buen precio, no podía contemplar la posibilidad de renunciar y volver a casa. Por eso apretó los labios y chapoteó sobre los charcos que cubrían la gastada calzada de aquella calle silenciosa.

La cafetería se abría a los clientes al comienzo de una empinada cuesta de un barrio marginal, sin embargo su fachada estaba cuidada, su escaparate era grande y bonito, y su letrero llamativo invitaba a entrar. Laura alcanzó la entrada, se sacudió la lluvia del abrigo, y empujó la pesada puerta de madera antigua, deslizándose al interior.

Lo primero que invadió sus sentidos fue el aroma del café, que lo llenaba todo. Estaba helada, y de pronto deseó tener entre sus manos una taza caliente, y aspirar su olor lentamente… Lo segundo que sintió fue el calor. Se quitó el abrigo y suspiró, con las mejillas sonrojadas a causa del cambio de temperatura. Miró alrededor, hacia la barra, donde tres o cuatro personas charlaban ajenos a su llegada. Luego desvió su atención hacia las mesas que ocupaban el espacioso local.

Vio a la persona que buscaba enseguida, sentada en un rincón discreto, con un impermeable rojo y una cabellera larga y rubia cayendo suelta sobre sus hombros. Sin duda se trataba de ella, Sheila. Era joven y sofisticada, lo que le dio buena impresión. Necesitaba sentir confianza, porque lo que iba a hacer no era legal.

En cuanto se acercó a ella, Sheila se levantó a medias y le tendió la mano con una agradable sonrisa.

–Hola, ¿Laura?

–Sí, llego algo tarde, perdona…

–No te preocupes, acabo de llegar hace nada, ¡así que estamos en paz! –Sheila se rió, y sus espléndidos ojos azules decían «confía en mí...»–. Siéntate, ¿qué quieres, un café?

–Sí, un café estará genial, gracias –Laura lo saboreaba ya. Inspiró profundamente, anticipando el placer que sentiría al tomarlo–… Qué tranquila me he quedado al verte… No esperaba a alguien con tu aspecto, ya me perdonarás, pero lo del «piso ocupa» suena un tanto mal, y estaba nerviosísima pensando qué iba a encontrarme.

–Supongo que es normal… Pero espera, el camarero…

En efecto, un chico se acercaba ya a la mesa que ocupaban las dos muchachas. Se detuvo junto a Laura, que se encogía azorada en su silla, y las atendió diligentemente. Cuando se retiró, las dos guardaron silencio. Hasta que hubo regresado y servido los dos cafés, no retomaron la conversación.

–Sé que es difícil hablar de esto, Laura, pero mira, no tienes que preocuparte tanto –Sheila adoptó un tono amigable y seguro–… Esto es más fácil de lo que pueda parecer, en serio…

–…pero… es ilegal, me da miedo que aparezca cualquier día la policía y empiecen a hacer preguntas. Me moriría de vergüenza y… también me asusta que los dueños del piso puedan aparecer, en fin…

–Oye, si estás aquí es porque tienes necesidad, y yo estoy para ayudar. Me gusta pensar que soy una especie de hada madrina, ¿sabes? Mira, los pisos que ocupamos siempre son de nueva construcción, pisos que llevan vacíos años, sin que nadie se preocupe de ellos, y que si no fuera por nosotros, se pudrirían por falta de uso, o peor, serían ocupados por cualquiera, lo cual podría ser un verdadero desastre… En realidad les hacemos un favor a las promotoras que los construyeron. Gracias a nuestros inquilinos, que siempre son gente honesta, como tú, mantenemos sus pisos en buen estado. Ellos lo saben, y no dicen nada, porque les conviene. Nunca hemos tenido el menor problema, y la policía no se preocupa de esto, puedes estar segura.

–Hablas de «nosotros», ¿quiénes sois?

–Eso no tienes por qué saberlo, Laura.

Ella la observó dubitativa durante un momento. No podía evitar sentirse tan nerviosa… Luego desvió la mirada hacia el escaparate. La lluvia golpeaba el cristal con fuerza. No quería tener que seguir buscando… No quería tener que volver a casa y ocupar su antiguo dormitorio...

–… ¿y cuánto me supondría? Es decir, yo no puedo permitirme pagar un alquiler…

–Pero esto no es un alquiler convencional. Tú pagas una cantidad única y el piso es tuyo. Yo te doy las llaves, y te puedes ir o quedarte, a tu antojo.

–¿De cuánto estaríamos hablando?

–1000€.

–1000... Me dijeron menos…

–Son 1000. Laura, ¿sabes cuánto tendrías que pagar sólo por la fianza del pisucho más miserable de esta ciudad? Son tres meses por adelantado, echa cuentas. 1000 euros, una sola vez. Luego nada.

Era cierto. Llevaba meses buscando desesperadamente. Se recordó, aturdida, que aquella noche, si no aceptaba, tendría que coger el primer tren. ¿De verdad podía hacerlo? Cogió el móvil y empezó a hacer cuentas…

–…está bien –concluyó al fin–. 1000 me parece bien, ¿cuándo pagaría?

–Ahora. Tú pagas, yo te entrego las llaves y esta misma noche ya tienes dónde dormir –sonrió–. Pero… en este caso –su sonrisa se ensanchó aún más–, serían sólo 700, porque ya hay una chica en el piso, una compañera. Así no estarás sola. ¿Te parecería bien?

–¿Una chica?

–Se llama Lula, de tu misma edad, una estudiante, muy simpática, aunque bastante tímida, si te digo la verdad.

–No, no, no pasa nada… Casi mejor así, me daba palo estar sola, así que…

–Entonces tenemos un trato.

Sheila extendió la mano y Laura se la estrechó, asombrada de lo fácil que estaba resultando todo. Mientras se repetía que aquella era la mejor opción que tenía, sacó un sobre, contó el dinero, lo único que tenía, apartó lo que necesitaba y se lo entregó. Sheila lo cogió, sonrió, y le entregó las llaves.

–Ten, la dirección. No tiene perdida, está algo apartado, pero es una zona tranquila.

–Gracias Sheila… No sabes lo que esto supone para mí…

Laura no quería pedir ayuda a su familia. Se dijo que sólo necesitaba una oportunidad para empezar de nuevo.

El piso estaba en un bloque de edificios nuevo, construido en un conjunto de solares muertos al sur de la ciudad, en una zona de descampados. La mayoría de los edificios estaban vacíos, aún sin ocupar, lo que hacía que aquello pareciera un barrio fantasma; no había casi coches, ni aparcados, ni circulando, ni se veían peatones, ni locales abiertos… Laura miró los altos edificios, como mudas torres sin vida, y suspiró. El cielo gris y la lluvia, sólo contribuían a aumentar aquella impresión de aislamiento, de soledad, que empezaba a sentir.

Cuando por fin llegó a la que iba a ser su casa temporalmente, como «ocupa»… se estremeció. Hacía un frío mortal, y llegaba con sus escasas pertenencias a cuestas, desesperada por descansar. Al fin abrió el portal y subió a la quinta planta. Antes de entrar, se quedó unos instantes en el descansillo, repitiéndose que aquella no era una opción permanente. Se quedaría hasta que encontrara otra opción más razonable. Entonces podría alquilar como todo el mundo, y volver al redil…

Cuando reunió el valor… e introdujo la llave que Sheila le había dado en la cerradura, algo en su interior se agitó, como un mal presentimiento. Abrió la puerta despacio, y se asomó, saludando tímidamente. Dentro del piso todo estaba en silencio, sumido en una suave penumbra. Escuchó, pero sólo se oía la lluvia repiqueteando en las ventanas. Tal vez su compañera de piso, Lula, no estaba, así que abrió del todo y entró. Dio unos pasos hacia el interior, soltó la puerta, y ésta se cerró a su espalda con un suave chasquido. Se sobresaltó, pero después sonrió. Estaba demasiado excitada…

El piso era grande y bonito, muy moderno. Contaba con algunos muebles, y parecía limpio y recogido.

–¿Hola?

Soltó su equipaje en el suelo y dejó el móvil sobre una mesita que había a su izquierda.

–¿Hola? ¿Lula?

Avanzó despacio, y fue recorriendo las diferentes estancias, la cocina, el salón, muy amplio… En la última habitación se detuvo, paralizada por el desconcierto.

Su compañera de piso, si es que era ella, estaba allí, a oscuras, encogida sobre sí misma y aparentemente ausente. Laura entrecerró los ojos. No podía ver su cara, porque una larga melena, negra y enmarañada, la cubría por completo, como una cortina antinatural. Parecía más una aparición que una persona…

–¿Hola?

La extraña joven no contestó. Se balanceaba adelante y atrás, rodeando con los brazos sus rodillas. Por lo que parecía iba descalza, y cubría su cuerpo delgado con un camisón largo.

–Hola… ¿Lula?

–Lula –la chica repitió su nombre con una voz ronca y profunda que chocó a Laura, sobrecogiéndola. No cambió su repetitivo movimiento.

La joven dio unos pasos hacia ella, tratando de verla mejor. Estaba a punto de llamar a Sheila, segura de que aquello no era normal.

–Lula, soy Laura, tu nueva compañera de piso –dijo con voz suave–… «si es que se puede decir así…» –murmuró después.

–Hola Laura –al fin Lula levantó el rostro, y a Laura se le encogió el estómago… porque en aquel semblante había algo inhumano, como de otro mundo–… Me gusta que hayas venido.

Asustada, Laura se volvió hacia el pasillo, pensando en marcharse. Desde donde estaba podía ver la puerta de entrada… Entonces palideció. Aquella puerta no tenía manilla por dentro. Pero, ¿por qué? ¿No podía salir? Se volvió de nuevo hacia Lula.

–¿Vas a quedarte mucho tiempo? Hace mucho que estoy solita… Lula solita… ¿Quieres ser mi amiga?

Aquella criatura horrible hablaba ahora como una niña pequeña, y Laura empezó a pensar que estaba loca. Luego, mirándola bien, se preguntó si no estaría drogada.

–…no lo sé, Lula –dijo con una torpe cautela instintiva–, espero encontrar pronto un trabajo, así que supongo que me iré pronto…

Entonces, súbitamente, Lula se levantó, tan rápido que apenas la vio cambiar de posición, y pasó a su lado corriendo velozmente. Laura se giró y dio un chillido, pero aquella loca ni siquiera la oyó. Se movía a una velocidad pasmosa, teniendo en cuenta su anterior actitud. Se alejó y después regresó dando saltitos mientras emitía suaves gorgojeos. La cogió de las manos y la hizo moverse en círculos. Luego la soltó, y de pronto se fue a la entrada y cogió el móvil que ella había dejado sobre la mesita. Una risa inhumana brotó de su garganta mientras correteaba por toda la casa con él en la mano.

–¡Eh! ¡Devuélvemelo! –Laura estaba muy pálida–. ¡Lula!

La joven no le hizo caso y se guardó el dispositivo mientras una sonrisa lobuna torcía su semblante. Era espeluznante, y en la penumbra del piso semejaba una visión fantasmal que a ella le hizo temblar. Se la quedó mirando, hechizada por su aspecto sobrenatural. Lula se detuvo. Ya no sonreía, sus ojos, oscuros y muy brillantes, la miraban amenazadoramente desde el fondo del pasillo.

–Lula, por favor…

Pero la muchacha, que no debía tener más de quince o dieciséis años, desvió aquella mirada enfermiza, y de pronto desapareció de su vista. Laura corrió, y la encontró acuclillada en el sofá del salón, de nuevo balanceándose, como una demente.

–Seremos amigas, ya verás…

–¿Puedes dejarme mi móvil? Lula, necesito hacer una llamada, por favor…

–No. Ahora el móvil es mío.

¿Qué significaba aquello? Tenía que llamar a Sheila, para que solucionara una situación que por momentos se estaba volviendo dramática.

–…a veces como «personitas» –dijo de pronto Lula, y se relamió–… Están muy ricas, me las como, me gusta mucho comer «personitas». ¿A ti te gusta?

Laura abrió la boca y la cerró, pálida, sin saber qué hacer. Un reguero de adrenalina recorrió sus venas. El pánico se abría paso en su interior. Casi podía oler el peligro, como un ciervo que ventea la presencia de un depredador en el entorno. Tenía las pupilas dilatadas, y respiraba aceleradamente.

–…Por favor –intentó de nuevo, aunque ahora con un hilo de voz–, devuélveme el móvil…

–Creo que lo pasaremos muy bien, ya verás. Es divertido y espero que te quedes mucho tiempo, me caes bien.

–Lula… ¿comes… personas?

–Oh, sí, me he comido muchas «personitas», muchas, ¡no sé ni cuántas! –se rió demencialmente–. Lo que no me gusta lo tiro, pero hay pocas cosas que no me gusten, casi todo me lo como, y soy muy ordenada, lo tengo todo bien guardado en la nevera para que no se estropee, ¿quieres verlo?

–¡No! –Laura estaba perpleja y horrorizada–… Oh Dios…

¿Cuánto pesaría? A pesar de su delgado cuerpo, Lula parecía muy fuerte… La extraña muchacha se levantó entonces, cogió su mano con la suya, que semejaba una garra dura y helada, y la arrastró hasta la nevera de la cocina. La abrió y le mostró llena de orgullo el horror que había dentro, como si llevara mucho tiempo deseando compartirlo con alguien. La nevera estaba repleta de botes de distintos tamaños, todos ellos llenos de vísceras humanas, dedos cortados, narices, orejas... Había tantos restos de personas, troceados y envasados, que la visión resultaba dantesca e irreal...

–Dios…

Laura se desmayó.

Despertó lentamente, dominada por un extraño sopor que enturbiaba su mente. S